16/11/13

EL ARTE....DE LA CENSURA. LA RTVV y la anestesia

 (Artículo publicadoen el Suplemento Cultural Posdata. Levante- emv. 15/11/2013)


Cerrar una cadena televisiva es una demostración más del poder del totalitarismo. No debemos permitirlo, pero también es momento de ser autoconsecuente, y reconocer la responsabilidad conjunta de la sociedad. Pero, ¿Qué consecuencias ha tenido la censura de RTVV en el Arte? "No es época de hipocresía ni cinismos por parte de ningún periodista o artista cercano a ningún poder, sino de ser exigentemente crítico con una rebeldía que refleja la imagen de nuestros políticos, que deviene un fascinante y futuro estudio antropológico de esta realidad Orwelliana. Porque señoras y señores, la libertad no es una manifestación colectiva cuando nos tocan una televisión anestesiante. La libertad y la moral, como nos han demostrado grandes pensadores con su ejemplo, empieza de modo individual. Mientras no tengamos esto claro somos una sociedad que viaja sin rumbo



Mientras asistimos a una demostración de pulso de poder político con los despidos de Canal 9, “si la justicia da la razón a los trabajadores afectados por el ERE, nosotros podemos más”, por estas cosas del destino hemos celebrado el centenario de Camus, y los 75 años de “La noche de los cristales rotos”. Hoy día sabemos que Camus también sufrió la censura francesa en el manifiesto “el periodismo libre”, el cual no fue publicado por Le Soir républicaine. En sostener la utilidad de la información periodística en guerra, Camus señalaba la necesidad de construir la libertad individual como base frente al colectivo, y definía los cuatro mandamientos del periodismo libre: lucidez, desobediencia, ironía y obstinación. Una época que vivía el convulso horror nazi, con aquellos cristales del holocausto. La quema de libros, y el asesinato de intelectuales y artistas, nos dan las claves del miedo de los totalitarismos al pensamiento. Muchos artistas y miembros de la cultura berlinesa vieron truncada su brillante carrera: El galerista Alfred Fleichtheim, el dadaísta John Heartfield, el célebre crítico Paul Westheim, o las fotógrafas Yva y Marianne Breslauer, entre otros.
Afortunadamente, y aunque la historia es la mayor negación de la moral, el mayor cinismo, vivimos otros tiempos. Sin embargo, en nuestra comunidad el sector artístico e intelectual lleva décadas sufriendo una agónica “Kristallnacht “ que ha llevado también a truncar la carrera profesional de muchos intelectuales, artistas o profesionales de la cultura. El Arte sabe mucho de la Censura, y sus consecuencias. Pero si algo ha aprendido el Arte contemporáneo en estos años es que siempre hay formas de expresar y comunicar la libertad. Pero, ¿qué consecuencias ha tenido en estos años la censura de RTVV en el arte?
Un 8 de marzo del 2009 dimitía el director del MUVIM, un profesor, un maestro, un hombre honesto, comprometido con la cultura. Paradójicamente dimitía tras censurar la diputación las fotos sobre el caso Gürtel, dentro de la exposición "Fragments d'un any. Fotoperiodistes valencians 2009". Ya por entonces el catedrático Román de La Calle nos daba una lección de moral: "Uno debe poder dormir tranquilo, ir con la cara alta por la calle y, sobre todo, que sus hijos estén orgullosos de uno". Días después, acompañado por la asociación de víctimas del metro, y colectivos de la cultura, leería en una concentración por la libertad de expresión un manifiesto por la pluralidad de Canal 9. Televisión que frente a la defensa del valor de los fotoperiodistas en el museo, ninguneó (como tantas otras cosas) los acontecimientos y la dimisión del director. “Somos ilustrados, no lo olvidéis” sentenciaba el maestro. ¡Qué valor, qué lección! Sin embargo, siguió el silencio.
Cuatro meses después de aquello, le llegaría el turno a la mítica Sala Parpalló, que perdía su identidad al ser cerrada por la diputación que preside Alfons Rus. Un espacio que también sufrió el ninguneo de RTVV y la falacia de otros medios ante el cierre. Una programación expositiva comprometida con la sociedad y la cultura, que llevó a la destitución de su directora, y despido del equipo. Continuaba la anestesia social. No mejor suerte ha tenido el movimiento Salvem el Cabanyal: Cabanyal íntim, Cabanyal Portes Obertes, Salvem La Punta, o en estos últimos meses “Cabanyal Artxiu Viu”, que ha recibido de la Unión Europea el mayor premio en cuanto a la defensa del patrimonio. Jamás salieron a la luz las imágenes grabadas por el ente televisivo. Y lo mismo ocurre con el IVAM, bajo una dirección que ha convertido uno de los grandes emblemas museísticos del País, en un cortijo expositivo. El periodismo no ha dejado de promulgar exposiciones sin el mayor valor que pertenecer a una clase de amiguismo, mientras las polémicas compras de obra a Gao Ping cabecilla de la llamada “mafia China” parece no existir de nuevo para el ente. Continuaríamos con numerosos artistas, intelectuales, o galerías que han tenido que emigrar y que nunca han parado de denunciar lo que sucedía a lo largo de nuestra historia. ¿Habría sido tanto drama para los periodistas de RTVV denunciar estos hechos en una época de bonanza económica? Se preguntarán.
No es época de hipocresía ni cinismos por parte de ningún periodista o artista cercano a ningún poder, sino de ser exigentemente crítico con una rebeldía que refleja la imagen de nuestros políticos, que deviene un fascinante y futuro estudio antropológico de esta realidad Orwelliana. Porque señoras y señores, la libertad no es una manifestación colectiva cuando nos tocan una televisión anestesiante. La libertad y la moral, como nos han demostrado grandes pensadores con su ejemplo, empieza de modo individual. Mientras no tengamos esto claro somos una sociedad que viaja sin rumbo.