18/10/13

Bernardo Tejeda. Le Combat [à habiter]

Le combat [à habiter]: Panóptica

“Él le dijo, que le cupo justo ­después de cerrar el puño­ en la palma de la mano”

Margarita Ledo Andión. 'Cinco Camas', Bernardo Tejeda, 2004

Guardián de cualquier desvío, el cuadrado deja paso a un escenario donde el cuerpo pierde su tensión, vestigio de languidez, lasitud intrínseca, evocadora de un cuerpo despreñado. Restos de lucha transmutados a un espacio íntimo, a un habitáculo como paradigma de robusta sensibilidad. En la medida que el espacio habitable está moldeado por una filosofía contraría a la unidad cuadrangular instaurada, intentamos controlar no lo que existe, sino lo que,  en nombre de ese presupuesto, no debería existir.
Lenguajes plásticos y estructuras matemáticas construyen espacios enigmáticos, produciendo sitios desviados en su unidad principal. Conjunción de realidades llevadas al campo de lo factible, en un cruzado intercambio alegórico. Un espacio inhabitable donde reside  el cuerpo desnudo, frente a otro escenario inhóspito donde en apariencia debería habitar. El proyecto conceptual de Bernardo Tejeda, conjugado por la reversibilidad técnica de Carlos Salazar suscribe en una producción de lugares enfrentados. La apariencia del cuerpo queda desvirtuada en un constante intercambio de espacios y formas. Un desafío metaforizado transfigurando lo esencial en  físico, en lugar sacrificial alejado de la irreversible negritud lineal posmoderna.
Lo esencial se presenta en su antagonismo y su propia imposibilidad de habitar con la que nos hayamos para construir un mundo del orden. Una “machine de habite” indicaría Le corbusier, para constituir al mismo tiempo su contexto total de incertidumbre. Cuando todo está sustituido por una perspectiva lineal, bajo un control o regla compartida, ¿seguimos habitando una realidad o una ficción? Es posible que todo esté implicado en una regla compartida, en un envite  de intercambio de contrapuestos. Piel externa de posición singular, semblanza de los tangible o contrario, de victoria o derrota, lo inteligible o abrupto, ambigüedad que va más allá de un intercambio impropio. Los guantes quedan al descubierto a través de su segunda piel interna. Una piel delatada, que muestra una frágil condición, su nueva huella. 
Rosa Ulpiano

 

Le Combat [à habiter]  en Galería A.dFuga (Santiago)

 

 

Le Combat [à habiter] en Estudio Cosin. Valencia

 

 

Imágenes cortesía del artista

Imágenes cortesía del artista

Imágenes cortesía del artista

No hay comentarios:

Publicar un comentario