8/2/02

Philip Guston. De un solo aliento

(Publicado en el Suplemento Cultural Posdata. Levante- emv. 08/02/2002)

Abriendo las puertas a la cotidianidad encontramos imágenes escogidas, iconos conocidos pero situados en un universo personal encadenado día a día, enigmáticos signos que irrumpen bruscamente inscribiéndose en el lienzo, invocaciones desconocidas que como en un golpe de luz surgen al exterior. Son los One-shot_painting, obras de un solo golpe, de un solo aliento, resurreciones de la memoria al amanecer, y que podemos ver expuestas en el IVAM. Centre Julio González.
Pensamientos visuales del pintor americano Philip Guston (Montreal, Canada 1913- Woodstock, EUUU, 1980), que desarrolló un constante y evolutivo proceso creativo, donde el conocimiento, el temor, la duda o el paso del tiempo surgen del insomnio de una noche a través de la inmediatez de la experiencia poética. En 1970, y tras exponer por primera vez estas series en la Marlborough Gallery de Nuieva York, Guston y su mujer Musa Mckin parten hacia Italia, donde permanecerán durante varios meses visitando Ovieto, Siena, Florencia, Venecia, Sicilia, siendo por entonces invitado como artista residente en la American Academy de Roma. Durante su estancia en la ciudad eterna, inicia su serie Roma, período que le reconducirá hacia la figuración. Obras menos narrativas donde surgen las suelas clavetadas de zapatos y las capuchas. Alegorías de sentimientos expulsados, flotando en el vacío, capas y capas de pinturas de metáforas autobiográficas, donde adopta composiciones espaciales a la manera de De Chirico o formas monumentales como Piero della  Francesca. Pero si los One-Shot- Painting son productos de la espontaneidad, los Poem-pictures, sin embargo, son pensamientos, meditaciones. Poemas escritos por Musa e ilustrados por el artista, y que forman parte de ellos como paráfrasis individuales; dibujos, trazos, líneas esenciales que conviven en el paisaje interior de Musa. Imágenes de un universo, de perros que respiran oscuramente, de furtivas nubes, de colillas encendidas, de versos que la razón manda. Sabedores de que relojes, pinceles, bombillas, zapatos, clavos, planchas, todo es lo mismo, pero descubriendo al final que todo es nada. 

La audaz y extraordinaria obra del pintor estadounidense Philip Guston (1913–1980) fue duramente criticada en su tiempo. Él fue el primero artista en retomar la figuración en la pintura americana de posguerra , fue  un innovador al combinar "high art" con imágenes de la cultura popular y hoy se le reconoce como el pionero de la pintura figurativa postmoderna.

Artículo publicado en el Suplemento Cultural Posdata. Levante-emv, con motivo de la exposición realiazada en el IVAM. (8/02/2002)